Ciudad de San Salvador

CARACTERÍSTICAS AMBIENTALES DEL VALLE DE JUJUY

Como otras ciudades coloniales, San Salvador de Jujuy se fundó en un sitio fácil de defender posibles ataques indígenas, en la confluencia de los ríos Grande y Chico o Xibi-Xibi, la parte antigua de la ciudad se ubica en un sitio alto y rodeado de aguas que lo separan del resto del territorio. Por su forma y pequeño tamaño, se la conoce también como “La Tacita de Plata”.
Es una ciudad ubicada más al norte del país, en una región de clima subtropical con abundantes lluvias.
El rio Grande aporta el agua que recoge en su recorrido por la Quebrada de Humahuaca. Por lo accidentado que es el terreno, las fuertes lluvias no ocasionan inundaciones en el centro de la ciudad, pero si afectan a las casas construidas sobre la margen de los ríos.

CRECIMIENTO DE SAN SALVADOR

Tras su fundación definitiva, el 19 de abril de 1593, la ciudad tomó el nombre de San Salvador de Velazco en el Valle de Jujuy. Desde entonces y hasta fines del siglo XIX, su crecimiento fue paulatino y las construcciones coloniales se extendieron respetando los límites naturales que trazaban los ríos Grande y Xibi-Xibi.ptelavalleEn 1924 se construyó en puente Lavalle, que comunicó los barrios que surgían hacia el sur, sobre la margen derecha del rio Xibi-Xibi, con el centro de la ciudad. Ya en 1935 nuevas viviendas empezaban a dar forma a Villa Castañeda, Villa Cuyaya, San Pedrito y Villa Mercedes (hoy Almirante Brown).
Entre las décadas de 1960 y 1970, la ciudad comenzó a ocupar los terrenos más altos, como Mariano Moreno. La construcción de nuevos sobre el Xibi-Xibi y la apertura de una terminal de ómnibus dinamizó la zona sur, que hoy se ha convertido en un concurrido centro comercial.

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Lamentablemente, las huellas del pasado colonial son apenas visibles en el trazado urbano. La Capilla Santa Bárbara, sobre calle Lamadrid, el Museo Lavalle y el Cabildo frente a la plaza Belgrano son algunos de los pocos testigos de esa época tan lejana. En los lugares donde antes se levantaban antiguas casonas coloniales, hay ahora edificios, algunos modernos y otros con muchos años de existencia, como el Club Social (1892). La Escuela Belgrano (1895), el Hospital San Roque (1899) y el Teatro Mitre(1901), todos de estilo europeo.
Las dos principales iglesias de la zona céntrica, la Catedral y la Basílica San Francisco, adquirieron en la década de 1920 su fisonomía actual, dejando atrás su pasado colonial.

LA VIDA EN EL CENTRO Y LOS BARRIOS

Además de centro político, San Salvador de Jujuy es el mayor centro comercial de la provincia.
En torno a la plaza Belgrano se encuentran las oficinas del gobierno provincial y de la Municipalidad, escuelas, hospitales y la Universidad Nacional de Jujuy. Hacia el oeste están las calles más bulliciosas:Alvear, Belgrano, Lavalle, Necochea y Balcarce. Allí se localizan los bancos, supermercados, hoteles y restaurantes, los cines, el Teatro Mitre y otros servicios.
Fuera del centro hay fuertes contrastes entre las zonas de la ciudad que expresan desigualdades sociales.
Los sectores más elegantes se encuentran al norte, cruzando el rio Grande, como La Viña y Los Perales. Bordeando la ruta nacional N° 9, al sur de la ciudad, hay extensas villas

ESPACIOS DE OCIO

La plaza central de Jujuy, llamada Urquiza a mediados del siglo XIX, tomó su nombre definitivo de plaza Belgrano recién a principios del siglo XX. El paso del tiempo fue cambiando su fisonomía y la densa arboleda de eucaliptus y naranjos dio lugar a jardines de prolijo trazado; en su centro se levanta un monumento al general Belgrano.
El Parque San Martin, se trazó en la década de 1920, dentro del espacio mayor que ocupaba anualmente la Feria de La Tablada y se extendía entre la plaza Roca y los campos del Regimiento 20 de Infantería. El diseño de este importante predio arbolado, estuvo a cargo de Lola Mora.
Las construcción de un Estadio de Básquet y de una pileta de natación, en la década de 1969 y luego de canchas de tenis, hicieron de este lugar un punto de referencia para el deporte.

EL LEGADO DE LOLA MORA A LOS JUJEÑOS

Lola Mora, importante escultora tucumana, residió en San Salvador de Jujuy en la década de 1920. Había sido nombrada Directora de Plazas y Parques, por el entonces gobernador de la provincia, Benjamín Villafañe. Además del Parque San Martin, desde esa función diseñó la plaza Belgrano y la avenida costanera sobre el rio Grande (hoy avenida José María Fascio).
Lola Mora hizo un gran aporte a l patrimonio artístico de los jujeños. Sus bellas estatuas adornan los jardines de la Casa de Gobierno, y sus leones de piedra son testigos de los juegos infantiles en la plazoleta de Ciudad de Nieva. Las obras de Lola Mora también se encuentran en otras ciudades del país como Tucumán, Rosario o Buenos Aires.

LA GRAN SAN SALVADOR: UNA AGLOMERACIÓN QUE CRECE

En la actualidad, la ciudad de Jujuy excede los límites del municipio. Es difícil distinguir donde empieza illa Jardín de Reyes, Yala o Alto Comedero. Esas localidades forman, junto a San Salvador, una misma aglomeración y se la denomina Gran San Salvador de Jujuy. Hacia el este también se unió con Palpalá.

YALA

Yala surgió a principios del siglo XX, por la construcción de una estación del ferrocarril de Jujuy a La Quiaca. Inicialmente se formó como una villa veraniega para aprovechar las lagunas y las aguas termales de la zona. Con el tiempo las comunicaciones con el centro de Jujuy se hicieron más fáciles, y por eso, muchas personas prefirieron instalarse en las zonas de Yala y de Reyes, con exuberante vegetación y vida más tranquila.

PALPALÁ

Desde el año 2001, Palpalá forma parte del Gran San Salvador.
Esta ciudad creció a partir de la década de 1940. Hasta entonces allí solo había una estación de ferrocarril y algunos locales comerciales. Su crecimiento se produjo con la construcción de Altos Hornos Zapla, en 1943. El gran crecimiento de la ciudad permitió que allí se concentraran numerosos servicios urbanos. En la década de 1990, el estado vendió esta empresa que hoy se llama Aceros Zapla. Quienes la compraron decidieron reducir la cantidad de empleados, despidiendo a más de 1.000 trabajadores. Esto acarreó serios problemas para la gente de Palpalá.